Recomendaciones para redactar un texto expositivo (marco teório, presentación de resultados)

Redacción estilo académico tipo expositivo

 

En la escritura académica se presentan dos tipos de texto dependiendo de los propósitos que se requieren cumplir en cada segmento del trabajo. Así por ejemplo, en la redacción de un planteamiento o una discusión de resultados se utiliza un tipo de texto argumentativo, mientras que para el marco teórico se usa el tipo de texto expositivo. Precisamente, en relación con el texto expositivo es importante tener en cuenta que se trata de una redacción que presenta nociones referidas a un tema específico y su alcance está delimitado a aportar información de manera objetiva al lector. De manera que, este tipo de texto es el más indicado para la redacción de un marco teórico, en el cual se debe presentar información detallada acerca de los referentes conceptuales y teóricos de la investigación.

En este sentido, es oportuno señalar que el texto expositivo debe seguir una estructura coherente, tanto si su intención es divulgativa para instruir sobre un tema o si se trata de una exposición especializada. De allí que, la estructura que se despliega en cada punto de un marco teórico, por ejemplo, debe contemplar unas breves líneas para introducir al tema. Luego, el grueso de contenido se refiere al desarrollo de los conceptos y teorías y finalmente, es importante redactar un párrafo de cierre donde se sintetiza lo más significativo de ese punto. A continuación se explican la forma más adecuada como debe redactarse un marco teórico:

  1. Iniciar el segmento redactando unas breves líneas para introducir al tema.

 

Cuando se inicia un segmento de un marco teórico, es recomendable hacerlo utilizando unas breves líneas para explicar al lector de lo que se va a abordar en ese punto, tal y como se ilustra en la siguiente imagen.

 

 

Cuando se presentan los resultados en un análisis de datos se puede iniciar señalando cuestiones alusivas a las particularidades de la investigación respecto a la forma como se obtuvieron los datos. Por ejemplo tipo de instrumento, cantidad de ítems, cantidad de participantes y también es conveniente hacer referencia a las categorías de estudio en la que se organiza la presentación de los resultados, tal como se aprecia en la siguiente imagen:

 

  1. Desarrollo de un texto expositivo

Cuando vas a desarrollar un texto expositivo estilo académico debes tener en cuenta varias cuestiones, en especial si se trata de un texto especializado como es el caso de los marcos teóricos y la presentación de resultados. La primera cuestión a considerar es el grado de formalidad, el cual debe ser estrictamente en tercera persona, bien sea si se trata de una investigación de enfoque cuantitativo o de enfoque cualitativo. En tal sentido, en las siguientes imágenes se puede observar la forma incorrecta de redactar sin un lenguaje formal y luego la forma correcta como debería redactarse teniendo en cuenta la formalidad de tercera persona.

 

 

 

Otro elemento que se debe cuidar en cuanto a los aspectos de forma, es el uso de la puntuación y los conectores que contribuyen a optimizar la coherencia y cohesión del texto. Por ejemplo, un error común que suelen presentar algunos redactores es escribir párrafos enteros sin usar puntos y seguidos y esto es un error que afecta gravemente la coherencia del texto. Al no seccionar el párrafo en varias oraciones agotamos al lector y hacemos que pierda la idea de lo que se quiere decir en ese párrafo. Además, si se trata de analizar gramaticalmente esa única oración que conforma todo un párrafo sería un trabajo prácticamente imposible. De manera que lo ideal, es que los párrafos estén conformados de por lo menos tres oraciones de aproximadamente tres líneas cada una, como se observa en los ejemplos que se muestran en las imágenes.

 

 

Como se puede apreciar en la imagen anterior toda la parte resaltada forma un segmento de un párrafo largo constituido por una sola oración y esto es inaceptable porque afecta la coherencia y representa un error de sintaxis. Veamos en la siguiente imagen cómo podría mejorarse la redacción en este párrafo utilizando los signos de puntuación, especialmente el punto y seguido.

 

 

Otro de los aspectos formales que debe cuidarse es evitar el uso de palabras repetidas dentro de un mismo párrafo, sustituyéndolas por sinónimos. Para ello contamos con una herramienta de Word muy fácil de utilizar, además, se pueden hacer pequeños ajustes gramaticales dentro del párrafo que contribuyan a sustituir las palabras repetidas por otras de similar significado. En tal sentido, es aconsejable que luego de redactar se haga un chequeo de todo lo escrito para mejorar estos aspectos, como puede apreciarse en las siguientes imágenes:

 

Por otro lado, un error que suelen cometer los redactores es escribir páginas enteras de información para el marco teórico sin citar la fuente y por lo menos debería citarse un autor en un párrafo sí y otro no, pues se trata de un texto expositivo para un marco teórico, no de un texto argumentativo para una conclusión. De igual forma, cuando se hacen las asignaciones por lo general se entrega mucho material que se debe citar, sin embargo los redactores suelen usar un solo autor y esto es un error. La idea es que el marco teórico ofrezca una información significativa sobre la investigación partiendo de una variedad de fuentes, pues si se cita un solo autor en páginas enteras del trabajo, pareciera que se estuviera redactando una reseña sobre ese autor y no un marco teórico.

 

Siguiendo con el tema de las citas, es necesario usar preferiblemente el parafraseo como método de citado, ya que revela un mayor nivel de producción intelectual. Sin embargo, cuando sea absolutamente imprescindible se pueden emplear las citas textuales cortas de menos de 40 palabras o las citas textuales largas de menos. En tales casos, se debe cuidar de no redactar párrafos enteros uniendo varias citas textuales cortas y no redactar citas textuales extremadamente largas que casi se extienden por la totalidad de una página, incluso una extensión de media página es exagerado. Asimismo, en cuanto al citado se debe tener en cuenta que en algunos trabajos como los de psicopedagogía no se admiten bajo ningún concepto las citas textuales cortas o largas, solo se debe usar el parafraseo.

 

Con respecto a la numeración o uso de viñetas en la redacción de textos expositivos es necesario evitarla, sustituyéndola por un discurso concatenado dentro de un párrafo y haciendo uso de los conectores textuales.

 

La redacción de resultados es otro tipo de texto en el cual se usa el estilo expositivo, pues la intención es informar acerca de los datos obtenidos con la aplicación de un determinado instrumento. En este tipo de texto se debe respetar la orientación metodológica del estilo, según si se trata del enfoque cuantitativo o cualitativo. Por ejemplo en el caso de la presentación de resultados de corte cuantitativo se debe utilizar una redacción con estricto grado de formalidad en tercera persona y haciendo énfasis en las tendencias estadísticas de los resultados, tal y como se observa en la siguiente imagen.

 

Por otro lado, la redacción de resultados de datos cualitativos también sigue un estilo expositivo pero siguiendo una intención de presentar las informaciones obtenidas con el instrumento, codificadas a través de temas y categorías de estudio. Por lo tanto, es importante organizar la presentación de los resultados a razón de las categorías que emergieron, además de describir cada una de estas categorías, como puede verse en la siguiente imagen.

Luego la presentación de los resultados en cada categoría refleja las tendencias y las informaciones obtenidas que se consideran más significativas, sin hacer uso de cifras y porcentajes, lo cual es propio del enfoque cuantitativo. Para tal fin, se puede extraer algunos extractos de lo dicho por los sujetos participantes de la investigación, sin abusar de este tipo de citas, como se observa en la siguiente imagen.

 

  1. Cierre de un texto expositivo

Para los casos de cierre de los segmentos de un marco teórico, se recomienda no hacerlo citando autores ni de forma parafraseada ni textual, sino sintetizando los aspectos cruciales de ese segmento en un párrafo. Sobre este particular, a continuación se presentan unas imágenes de lo que no es recomendable hacer y de la forma como debería presentarse este cierre.

 

 

En suma, al redactar un texto expositivo es fundamental tener en cuenta cuál es la intencionalidad del mismo y en el caso de la presentación de resultados también se debe considerar la orientación metodológica del mismo. Asimismo, es importante seguir una estructura de inicio, desarrollo y cierre que contribuya con la coherencia global, aunado a los aspectos de forma. De igual modo, a objeto de establecer comparaciones entre los tipos de textos se sugiere revisar el post referido a los textos argumentativos.